Toku Nariko, una Magistrada Esmeralda

Mi pequeña Sakura:

Aún no me lo puedo creer, soy una magistrada. No, no soy una magistrada, soy una Magistrada Esmeralda. Todo ha pasado demasiado rápido ¿sabes? Hace algunos meses todavía entrenaba en el dojo con Chiyoko, estudiando y luchando, y ahora he sido elegida como Magistrada Esmeralda, el mayor honor que podrían otorgarme como samurái. 

Ya llevo el kimono verde esmeralda, aunque preferiría llevar mi antigua ropa o ropa de viaje y de lucha. Pero no, estamos en la capital y, si no hay ninguna misión, debo llevar lo que debo llevar. Debo honrar a mi Clan y mostrar que nos merecemos nuestro lugar como parte del Imperio. Y eso haré. Papá y Mamá estarán orgullosos de mí, por supuesto, pero también lo estarán Toku y Chiyoko. Se lo debo. Ha sido gracias a ellos que estoy aquí, fueron ellos los que me han dado esta oportunidad de portar el nombre del clan por todo Rokugán, así que pienso hacerlo con la cabeza bien alta, aprendiendo de mis errores y siguiendo el código como la samurái que soy. 

Hace apenas unas semanas que dejé la aldea, pero ya os echo de menos. Seguramente, la próxima vez que me veas no me recordarás, eres muy pequeña todavía, pero rompiste a llorar cuando te dejé en brazos de Mamá. Te encantaban mis moños y te habías agarrado a uno como una monito así que no te gustó nada que te cambiara por mi petate. Algún día serás una niña mayor y espero que lo entiendas todo, pero, de momento, solo espero que cuando llegue ese día vengas a abrazarme y a agarrarte como siempre hacías. Eso y que tú también estés orgullosa de mí. Espero ser una buena hermana mayor aunque no pueda estar presente.

La ciudad es completamente distinta a la aldea, ¿sabes? Todo es brillante, complejo, grandilocuente. Lleno de gestos simbólicos pero sin sentimiento, de dobles sentidos, de secretos y de juegos políticos. No me gusta, no me siento cómoda y es como si todo a mi alrededor diera vueltas, como si estuviera en el borde de un precipicio y todo diera vueltas a mi alrededor. Aún no he conocido al resto de mis compañeras pero Toku me está ayudando a asentarme estos primeros días y su presencia, familiar y cercana, me hace sentir un poquito en casa. ¿Te he contado alguna vez que nuestro tío luchó junto a él con valentía y justicia y que incluso le salvó la vida? Aunque claro, fue a cambio de su propia vida. Por cómo habla Toku de él creo que tenían una relación muy estrecha y que aún lo echa de menos. Lo noto algunas veces, cuando se queda absorto mirando más allá de mí, cuando me cuenta alguna pequeña historia de su tiempo juntos. Como hace un rato, cuando me ha regalado un viejo juego de Shogui que ambos utilizaban durante las horas muertas y que ahora he heredado yo. No recuerdo mucho de él, de nuestro tío, pero sí que recuerdo pasar tardes de verano intentando pescar carpas en el río cercano a la aldea y sus historias legendarias, casi tan fascinantes como las de mamá. 

En cualquier caso, la presencia de Toku y su guía está haciendo todo este proceso mucho más fácil. A veces pienso que me trata más como una sobrina o una hija que como una samurái bajo su mando.

¿Te he dicho ya que el kimono es incómodo? Porque lo es. Y mucho. Aun así, el trabajo tiene también sus cosas buenas, tengo una casa para mi sola (aunque muchas veces es demasiado grande, demasiado ostentosa, demasiado de ciudad) así que seguro que en algún momento puedes venir de visita, cuando seas mayor. 

Ya no tengo mucho más que contarte. Mañana conoceré a mis compañeras y Toku volverá a dirigir las tropas después de estas pequeñas vacaciones con motivo de la ceremonia de selección, así que mañana comenzaré oficialmente mi vida como Magistrada Esmeralda. 

Te quiere muchísimo, 

Tu hermanita mayor, una Magistrada Esmeralda. la Magistrada Esmeralda más joven hasta la fecha. 

P.D. Se que va a ser duro, ya noto las miradas de la gente en mi espalda y en mi espada, en mis moñetes y en mi sonrisa nerviosa que pasa a ser mohín y ceño fruncido cuando siento como me observan y me juzgan. Pero no importa, porque les enseñaré de lo que soy capaz. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: